¿CÓMO APLICAR PINTURA TEXTIL?

¿CÓMO APLICAR PINTURA TEXTIL?

Elección de aplicador

Sin duda el aplicador estrella es el pincel, es el más común, el más funcional y el que tiene mayor variedad, sin embargo, existen otras opciones que pueden resultarte muy útiles de cara a conseguir diferentes efectos, reducir carga de pintura o facilitar el trazo en algunas zonas difíciles.

Para la elección de pincel no hay que darle demasiadas vueltas, simplemente es importante que la variedad que tengas, cubra las necesidades que tu diseño te creará, es decir, si vas a pintar un diseño pequeño en una zapatilla de tela, seguramente te ayude tener un pincel redondo fino y si lo que tienes en mente es hacer un dibujo grande en una bolsa de tela, probablemente con un pincel plano o uno de lengua de gato de tamaño medio podrás cubrir mejor las áreas más grandes. Si has llegado hasta aquí ya tienes mucha curiosidad por el arte, así que simplemente con aplicar tu lógica, te servirá para saber que pinceles se pueden ajustar mejor a tus proyectos.

Ahora vamos a ver las opciones menos comunes, pero que dan geniales resultados para partes concretas de diseños, o para usarlo de aplicador sobre tejidos muy porosos.

Esponja

Te sirve cualquier esponja que puedas tener en casa, la de cocina que ya no uses, por ejemplo, puedes cortarla para facilitar el uso con la mano, además luego la pintura sale perfectamente con agua. Este accesorio es ideal para pintar finas capas sobre Lana o Algodón, pero también es perfecto para hacer efecto acuarela o dependiendo de cómo lo cortes, para hacer figuras geométricas como círculos.

Papel Arrugado o Estropajo acero de cocina

Te ayudará a crear un efecto envejecido ideal para pintar las hojas de los árboles, hacer efectos de nubes o degradados. Simplemente tienes que arrugar un papel hasta hacerlo una bola, el estropajo no necesita modificación, tal cual viene se puede directamente aplicar pintura sin sobrecargar y usarlo directamente sobre la tela en la que quieras realizar el diseño, es muy curioso el efecto y te puede venir genial para tejidos que absorban mucha pintura, pero solo quieras darle una capa inicial.

Tus propias manos

El uso de las manos para pintar está cada vez más extendido, tanto en adultos como sobre todo en niños. En los más pequeños esta actividad es super estimulante porque les entretiene, despierta su expresión artística, mejora su autoestima y psicomotricidad, es una actividad sin fisuras hasta que hay que lavarles… El recuerdo de esa bolsa de tela, camiseta o incluso cortina con las huellas de las manos, o incluso de los pies, bien merece la pena un rato de frotar las manchas de la piel con agua caliente para que salgan sin problema. 

Imaginación al poder

Al fin y al cabo, pintar es una expresión absoluta de imaginación y creatividad, por lo que existen tantos accesorios que puedes emplear para pintar como ideas se te puedan ocurrir.

Puedes usar un sello para estampar, los cuales tendrás que impregnar de pintura previamente, ya sabes, sin sobrecargar para que el diseño no se extienda. Pero a modo de sello también puedes usar desde los bordes de una pajita de plástico, directamente una hoja de una planta real o un rollo de papel higiénico, el cual además puedes cortar los filos en varias tiras que te servirá para hacer flores o corazones dependiendo de la forma que le quieras dar.

Como puedes ver las opciones son infinitas, siempre tratando de reutilizar materiales que ya tenemos en casa, incluso puedes pintar con un bastoncillo de los oídos o realizar estarcidos con un cepillo de dientes que vayas a tirar para simular lluvia o un cielo estrellado. Intentamos siempre seguir la premisa de que el artículo más ecológico que podemos usar es el que ya tenemos en casa.